Reproducción impresa UV de alta calidad sobre tela resistente de algodón natural. Este material está tratado para recibir las tintas sin alterar los colores. Archivos tratados y mejorados para su producción.

Montado sobre bastidor de madera listo para colgar y con durabilidad de años en tus paredes.

ENVÍO A DOMICILIO SIN CARGO A TODO EL PAÍS.

Preguntas frecuentes

ENVÍO A DOMICILIO SIN CARGO A TODO EL PAÍS.

Entrega / despacho: 15 a 20 días corridos desde el momento de la compra.
Paquete protegido y garantizado. para que lleguen en perfecto estado.
Las medidas finales pueden variar entre +/- 3 a 6 cm según proporciones originales de la obra.

TRANSFERENCIA BANCARIA

10% de descuento en transferencias directas (bancarias, cuenta DNI o desde MercadoPago).
Pago adelantado del 100% o 50% adelanto, y el 50% restante  contra entrega.
Los detalles bancarios se enviarán automáticamente a tu correo.
Para transferencias desde MercadoPago, seleccionar método de pago «TRANSFERENCIA BANCARIA».


3 CUOTAS IGUALES

3 Cuotas iguales (35% de recargo vía Mercado Pago)

Para realizar un seguimiento del estado de tu pedido, te invitamos a utilizar el siguiente enlace: https://unco.kidacuadros.com.ar/tracking-form/. Asegúrate de tener a mano el ID o número de pedido junto con el correo electrónico que utilizaste al realizar la compra. Estos detalles los encontrarás en el correo que te enviamos el día en que realizaste la compra.

Esta pintura representa una escena en un anfiteatro romano, donde los gladiadores saludan al emperador romano con la frase «Ave Caesar, morituri te salutant», que significa «Salve, César, los que van a morir te saludan». Esta frase se asociaba tradicionalmente con los gladiadores que se preparaban para luchar en la arena en los juegos romanos, donde su destino estaba en manos del emperador.

La obra de Gérôme es conocida por su realismo y detalle en la representación de la Antigua Roma, y esta pintura en particular captura la tensión y el dramatismo de la escena. La obra ha sido ampliamente reconocida y es una de las más icónicas de Gérôme, que fue un destacado pintor académico del siglo XIX.

 

Jean-Léon Gérôme (Vesoul, 11 de mayo de 1824-París, 10 de enero de 1904) fue un pintor y escultor francés academicista, cuyas obras son, por lo general, de tema histórico, mitológico, orientalismo, retratos y otros temas, con lo que lleva el Academicismo tradicional a un clímax artístico. Es considerado uno de los pintores más importantes de este período académico, y además de ser pintor y escultor, fue también un maestro con una larga lista de estudiantes.

Nació en Vesoul, Alto Saona, Francia. Se fue a París en 1841 para estudiar en la Académie Julian, donde trabajó para Paul Delaroche, a quien acompañó en su viaje por Italia entre 1844 y 1845. A su regreso a Francia exhibió su obra Pelea de gallos, con la que ganó una medalla de tercera clase en 1847. Fue su primer premio. En los años venideros su popularidad y prestigio fueron agrandándose, consiguiendo un gran reconocimiento por sus obras.

Se casó con Marie Goupil (1842-1912), hija del marchante de arte internacional Adolphe Goupil, quien expandió su fama al imprimir reproducciones de sus cuadros. La pareja tuvo cuatro hijas y un hijo. Tras su matrimonio Gérôme se mudó a una casa en la calle de Bruselas, cerca del Folies Bergère. Esta gran casa tenía establos y un taller de escultura en la planta baja y un taller de pintura en la planta superior. Fue suegro del pintor Aimé Morot.

En 1854 Gérôme hizo un viaje a Turquía y a las orillas del Danubio. En 1857 visitó Egipto. Bastantes de sus obras están inspiradas e impregnadas de lugares y entornos que el artista visitó en sus viajes.

Con su obra César (1859) Gérôme intentó volver a los orígenes de su trabajo, pero el óleo no recibió demasiado interés por parte del público. Cuadros posteriores del pintor, no solo no le devolvieron su reputación perdida, sino que además consiguieron que parte del público se escandalizara por los temas que el artista seleccionaba para sus obras. Esto le trajo como consecuencia algunos ataques por parte de Paul de Saint-Victor y Maxime Du Camp.

Jean-Léon Gérôme fue elegido miembro del Institut de France en 1865.

Murió en su taller el 10 de enero de 1904. Se encontraba delante de un retrato de Rembrandt y cerca de su propia pintura La Verdad. A petición propia, se le dio un entierro sencillo, incluso sin flores. Pero la misa de réquiem in memoriam de Gérôme contó con la participación de un expresidente de la República, los políticos más prominentes y muchos pintores y escritores. Fue enterrado en el Cementerio de Montmartre de París, frente a la sentida estatua que había hecho de su hijo Jean, que había muerto en 1891.

Privacy Preference Center