Reproducción impresa UV de alta calidad sobre tela resistente de algodón natural. Este material está tratado para recibir las tintas sin alterar los colores. Archivos tratados y mejorados para su producción.

Montado sobre bastidor de madera listo para colgar y con durabilidad de años en tus paredes.

ENVÍO A DOMICILIO SIN CARGO A TODO EL PAÍS.

Preguntas frecuentes

ENVÍO A DOMICILIO SIN CARGO A TODO EL PAÍS.

Entrega / despacho: 15 a 20 días corridos desde el momento de la compra.
Paquete protegido y garantizado. para que lleguen en perfecto estado.
Las medidas finales pueden variar entre +/- 3 a 6 cm según proporciones originales de la obra.

TRANSFERENCIA BANCARIA

10% de descuento en transferencias directas (bancarias, cuenta DNI o desde MercadoPago).
Pago adelantado del 100% o 50% adelanto, y el 50% restante  contra entrega.
Los detalles bancarios se enviarán automáticamente a tu correo.
Para transferencias desde MercadoPago, seleccionar método de pago «TRANSFERENCIA BANCARIA».


3 CUOTAS IGUALES

3 Cuotas iguales (35% de recargo vía Mercado Pago)

Para realizar un seguimiento del estado de tu pedido, te invitamos a utilizar el siguiente enlace: https://unco.kidacuadros.com.ar/tracking-form/. Asegúrate de tener a mano el ID o número de pedido junto con el correo electrónico que utilizaste al realizar la compra. Estos detalles los encontrarás en el correo que te enviamos el día en que realizaste la compra.

También conocida como Muchacha con turbante, es una de las obras maestras del pintor neerlandés Johannes Vermeer realizada entre 1665 y 1667. Como el nombre indica, utiliza un pendiente de perla como punto focal. La pintura se encuentra actualmente en el museo Mauritshuis de La Haya.

Recientes escritos sobre Vermeer apuntan a que la imagen era un tronie, nombre que se daba en Holanda en el siglo XVII a las efigies peculiares o expresivas, de uso decorativo, que no tenían intención de ser un retrato identificable y que en muchos casos los pintores producían para demostrar su pericia.

Tras la mayor y más reciente restauración del cuadro en 1994, la sutil combinación del color y la íntima mirada fija de la chica hacia el espectador se han realzado mucho.​ Tal realce se debe a un contraste entre un fondo muy oscuro y lo que se puede ver del cuerpo vestido de la muchacha; es decir, hay un tenebrismo que en este caso resulta casi caravaggiano, aunque sin las actitudes dramáticas del estilo, y se mantiene la típica y cristalina tranquilidad que caracteriza a la mayor parte de las obras de Vermeer de Delft.

Siguiendo los consejos de Victor de Stuer, quien durante años intentó prevenir que las raras obras de Vermeer se vendieran a grupos de extranjeros, A. A. des Tombe compró la obra en una subasta en La Haya en 1881 por solo dos florines y treinta céntimos. En ese momento, su estado de conservación era muy malo. Des Tombe murió sin herederos y donó este y otros cuadros al museo Mauritshuis en 1902.2​

En 1937, una obra muy similar, que en ese momento también se atribuía a Vermeer, fue donada por el coleccionista Andrew W. Mellon a la Galería Nacional de Arte de Washington D. C. Está ampliamente considerada hoy en día como falsa. El experto en Vermeer Arthur Wheelock alegó en un estudio de 1995 que este otro cuadro es obra del artista y falsificador del siglo XX Theo van Wijngaarden, un amigo de Han van Meegeren.

 

Privacy Preference Center