Reproducción impresa UV de alta calidad sobre tela resistente de algodón natural. Este material está tratado para recibir las tintas sin alterar los colores. Archivos tratados y mejorados para su producción.

Montado sobre bastidor de madera listo para colgar y con durabilidad de años en tus paredes.

ENVÍO A DOMICILIO SIN CARGO A TODO EL PAÍS.

SKU N/D Categoría Etiqueta

Preguntas frecuentes

ENVÍO A DOMICILIO SIN CARGO A TODO EL PAÍS.

Entrega / despacho: 15 a 20 días corridos desde el momento de la compra.
Paquete protegido y garantizado. para que lleguen en perfecto estado.
Las medidas finales pueden variar entre +/- 3 a 6 cm según proporciones originales de la obra.

TRANSFERENCIA BANCARIA

10% de descuento en transferencias directas (bancarias, cuenta DNI o desde MercadoPago).
Pago adelantado del 100% o 50% adelanto, y el 50% restante  contra entrega.
Los detalles bancarios se enviarán automáticamente a tu correo.
Para transferencias desde MercadoPago, seleccionar método de pago «TRANSFERENCIA BANCARIA».


3 CUOTAS IGUALES

3 Cuotas iguales (35% de recargo vía Mercado Pago)

Para realizar un seguimiento del estado de tu pedido, te invitamos a utilizar el siguiente enlace: https://unco.kidacuadros.com.ar/tracking-form/. Asegúrate de tener a mano el ID o número de pedido junto con el correo electrónico que utilizaste al realizar la compra. Estos detalles los encontrarás en el correo que te enviamos el día en que realizaste la compra.

Joaquín Torres García, hijo de María García Pérez y Joaquín Torres Fradera, nació en una familia con raíces catalanas y uruguayas. Inició su carrera artística en Barcelona, donde tomó lecciones de pintura y se relacionó con influyentes artistas de la época, como Pablo Picasso.

En su juventud, Torres García se involucró en el movimiento noucentisme catalán y colaboró en diversas revistas y proyectos artísticos. En 1910, pintó murales para el pabellón uruguayo en la Exposición Universal.

Sin embargo, su etapa en Barcelona también incluyó críticas y dificultades, como la cancelación de un encargo de frescos para la Generalidad de Cataluña debido a críticas desfavorables.

Posteriormente, se trasladó a Nueva York en busca de oportunidades, pero enfrentó desafíos debido a la barrera del idioma. Desarrolló un estilo artístico influenciado por sus hijos, caracterizado por figuras geométricas y colores primarios.

En 1929, organizó una influyente exposición en Barcelona con artistas de vanguardia como Mondrian. Luego, regresó a Montevideo, donde fundó la Asociación de Arte Constructivo y se convirtió en profesor.

En 1938, publicó «La tradición del hombre abstracto» y en 1939, «Metafísica de la prehistoria Indoamericana,» explorando conexiones entre el arte precolombino y el arte moderno.

En 1942, estableció el Taller Torres García para enseñar su enfoque artístico a jóvenes pintores uruguayos. Su influencia perduró después de su muerte en 1949, con discípulos destacados como Julio U. Alpuy y José Gurvich.

Su legado artístico y teórico se basa en el universalismo constructivo, promoviendo una visión del arte basada en la geometría y la simplicidad. Además, diseñó su propia casa en Montevideo, que aún se encuentra en pie. Torres García dejó una huella significativa en el arte y la educación artística en Uruguay.

 

Privacy Preference Center