Reproducción impresa UV de alta calidad sobre tela resistente de algodón natural. Este material está tratado para recibir las tintas sin alterar los colores. Archivos tratados y mejorados para su producción.

Montado sobre bastidor de madera listo para colgar y con durabilidad de años en tus paredes.

ENVÍO A DOMICILIO SIN CARGO A TODO EL PAÍS.

SKU 10bf2c3c206d Categoría Etiqueta

Preguntas frecuentes

ENVÍO A DOMICILIO SIN CARGO A TODO EL PAÍS.

Entrega / despacho: 15 a 20 días corridos desde el momento de la compra.
Paquete protegido y garantizado. para que lleguen en perfecto estado.
Las medidas finales pueden variar entre +/- 3 a 6 cm según proporciones originales de la obra.

TRANSFERENCIA BANCARIA

10% de descuento en transferencias directas (bancarias, cuenta DNI o desde MercadoPago).
Pago adelantado del 100% o 50% adelanto, y el 50% restante  contra entrega.
Los detalles bancarios se enviarán automáticamente a tu correo.
Para transferencias desde MercadoPago, seleccionar método de pago «TRANSFERENCIA BANCARIA».


3 CUOTAS IGUALES

3 Cuotas iguales (35% de recargo vía Mercado Pago)

Para realizar un seguimiento del estado de tu pedido, te invitamos a utilizar el siguiente enlace: https://unco.kidacuadros.com.ar/tracking-form/. Asegúrate de tener a mano el ID o número de pedido junto con el correo electrónico que utilizaste al realizar la compra. Estos detalles los encontrarás en el correo que te enviamos el día en que realizaste la compra.

Claude Joseph Vernet (Aviñón, Francia, 14 de agosto de 1714 – París, 3 de diciembre de 1789) fue un pintor francés del siglo XVIII.

Antoine Vernet, su padre, era un pintor de cierta relevancia. Él fue su primer maestro y le introduciría en el mundo de la pintura. La etapa de aprendiz de Joseph Vernet transcurrirá en el estudio de Philippe Sauvan, restaurando obras de arte sacro de iglesias cercanas, así como artículos de lujo de las clases adineradas del lugar.

Más tarde fue aprendiz de Jacques Vialia en su taller de Aix-en-Provence. Allí despertó el interés de Vernet por los paisajes. Sus obras más tempranas que se conservan tenían como destino la decoración del palacio del Marqués de Simiane, quien contrató al autor por recomendación de Joseph de Seytres, marqués de Caumont. Tres años más tarde, sería Seytres quien financiaría la visita de Vernet a Italia, con el fin de completar su formación artística y realizar para él dibujos de arte antiguo.1?

En 1734, Vernet se encontraba en Roma, donde pudo conocer el trabajo de Claudio de Lorena, el más importante paisajista del momento. Después de su llegada a Roma, ingresó en los estudios del pintor de ballenas Bernardino Fergioni2? y el paisajista marino Adrien Manglard.3?4? Manglard y Fergioni iniciaron a Vernet en la pintura de paisajes marinos.4?5?6? Se considera que tanto Vernet como Manglard superaron a su maestro (Fergioni). Algunos autores señalan que, a su vez, Vernet tenía «una vaguedad y un espíritu superior» a su maestro Manglard, que presentaba un «gusto firme, natural y armonioso» («… Il suo nome [el nombre de Fergioni] fu dopo non molti anni oscurato da due franzesi, Adriano Manglard, di un gusto sodo, naturale, accordato; e il suo allievo, Giuseppe Vernet, di una vaghezza e di uno spirito superiore al maestro»).7?

El pintor se fue haciendo conocido en el ambiente artístico romano, en buena parte gracias a la demanda de cuadros de vistas italianas por parte de los viajeros del Grand Tour. Con cierta convencionalidad en el diseño, propia de su época, combinaba la observación de la naturaleza con elementos sacados de su imaginación. Tal vez ningún pintor de paisajes supo incluir la figura humana como parte importante en el diseño del cuadro como él; en este sentido recibió la influencia de Giovanni Paolo Panini, a quien probablemente conoció en Roma.8?

De regreso a su país, el rey Luis XV le encargó una serie de vistas de los puertos franceses, aunque solo pudo concluir 15. Las marinas, los paisajes tormentosos y de naufragios se habían convertido en su especialidad.9? En 1778 realizó un viaje a los Alpes suizos con el fin de estudiar los singulares paisajes montañosos del país.

El trabajo de Vernet se basa en la naturaleza, pero vista sin sentimentalismo ni afectación. El efecto general de su pintura es eminentemente decorativo. «Otros pueden saber mejor», dijo con orgullo, «cómo pintar el cielo, la tierra, el océano, pero nadie sabe mejor que yo cómo pintar una imagen». Su estilo se mantuvo relativamente estable a lo largo de su vida. En sus obras, los efectos atmosféricos se combinan con un sentido de la armonía.

Su obra fue apreciada durante el Romanticismo y el Impresionismo, y al presente es un pintor muy cotizado. Sus obras se exhiben en los principales museos del mundo y en algunas colecciones particulares. En España por ejemplo, cinco de sus obras pueden encontrarse en el Museo del Prado, entre ellas Paisaje quebrado y Vista de Sorrento. Las otras tres formaron parte de un encargo de seis por el entonces Príncipe de Asturias, Carlos IV para decorar la Casita del Príncipe de El Escorial. Cerca del Prado, en el Museo Thyssen-Bornemisza se pueden encontrar otros tres paisajes de Vernet, uno de ellos en calidad de préstamo como parte de la Colección de la Baronesa Thyssen que se exhibe allí (Noche: escena de la costa mediterránea con pescadores y barcas).

Su hijo Carle Vernet y su nieto Horace Vernet fueron también pintores.

Privacy Preference Center