Reproducción impresa UV de alta calidad sobre tela resistente de algodón natural. Este material está tratado para recibir las tintas sin alterar los colores. Archivos tratados y mejorados para su producción.

Montado sobre bastidor de madera listo para colgar y con durabilidad de años en tus paredes.

ENVÍO A DOMICILIO SIN CARGO A TODO EL PAÍS.

SKU N/D Categoría Etiqueta

Preguntas frecuentes

ENVÍO A DOMICILIO SIN CARGO A TODO EL PAÍS.

Entrega / despacho: 15 a 20 días corridos desde el momento de la compra.
Paquete protegido y garantizado. para que lleguen en perfecto estado.
Las medidas finales pueden variar entre +/- 3 a 6 cm según proporciones originales de la obra.

TRANSFERENCIA BANCARIA

10% de descuento en transferencias directas (bancarias, cuenta DNI o desde MercadoPago).
Pago adelantado del 100% o 50% adelanto, y el 50% restante  contra entrega.
Los detalles bancarios se enviarán automáticamente a tu correo.
Para transferencias desde MercadoPago, seleccionar método de pago «TRANSFERENCIA BANCARIA».


3 CUOTAS IGUALES

3 Cuotas iguales (35% de recargo vía Mercado Pago)

Para realizar un seguimiento del estado de tu pedido, te invitamos a utilizar el siguiente enlace: https://unco.kidacuadros.com.ar/tracking-form/. Asegúrate de tener a mano el ID o número de pedido junto con el correo electrónico que utilizaste al realizar la compra. Estos detalles los encontrarás en el correo que te enviamos el día en que realizaste la compra.

Cándido López (Buenos Aires, 29 de agosto de 1840 – Buenos Aires, 31 de diciembre de 1902)1​ fue un pintor argentino que ha sido categorizado en el conjunto naïf, célebre por sus cuadros históricos sobre la guerra de la Triple Alianza.

López inició su carrera artística daguerrotipista en 1858, siendo discípulo del retratista Carlos Descalzo. En un principio López se dedicó al retrato en su ciudad natal.

Debido a que la daguerrotipia exigía una extremada composición y planeamiento previo de la imagen, fue en ese período que comenzó a iniciarse en el trabajo de esbozos que le llevarían gradualmente a dedicarse a la pintura. Fue así que los conocimientos de daguerrotipista le resultarían importantes para su posterior carrera como pintor: se hizo observador de encuadres, minucioso por la realidad, y se interesó por documentar lo que veía como momentáneo, para intentar «eternizarlo».

Su primer trabajo al óleo, realizado en 1858, se tituló «El mendigo». Ese año pintó también su «autorretrato».1​

Entre 1859 y 1863 recorrió las entonces pequeñas ciudades y poblaciones de la provincia de Buenos Aires y sur de la provincia de Santa Fe realizando gran cantidad de fotografías. En 1860 instaló su hogar en Mercedes, donde dos años más tarde retrató al recientemente asumido presidente Bartolomé Mitre. Poco tiempo después se instaló en San Nicolás de los Arroyos.

En 1863 trabó amistad con el pintor muralista Ignacio Manzoni, quien promovió en él la idea de explorar los colores y las perspectivas. También recibió enseñanzas de Baldassare Verazzi, pintor italiano afincado en la Argentina.

Estaba planeando un viaje de perfeccionamiento a Europa cuando estalló la Guerra del Paraguay. Se enroló como teniente en el batallón de Infantería de San Nicolás, a órdenes del coronel Juan Carlos Boerr,2​ de la división del general Wenceslao Paunero.

Participó en los combates de Paso de la Patria e Itapirú. Durante el tiempo libre entre combates – su regimiento no participó en operaciones ofensivas en ese período – pintó varios paisajes de campamentos militares. Los envió a Buenos Aires, donde fueron vendidos y se hicieron muy populares, ya que la población estaba interesada en cualquier cosa que la acercara a la situación en el frente de combate. Posteriormente participó en las batallas de Estero Bellaco, Yataytí Corá, Boquerón y Sauce. En la Batalla de Curupayty, en septiembre de 1866, una granada le cercena parte del brazo derecho, de modo que pasó a retiro como inválido de guerra. Meses más tarde, tras la convalecencia en Corrientes, regresó a San Nicolás.

Al borde de la miseria, López comenzó a practicar pintura con su mano izquierda, aunque solamente consideró que estaba en condiciones de volver a dedicarse al arte hacia 1869. De modo que volvió a pintar, pero concentrándose en reflejar los campos de batalla y los campamentos de la Guerra del Paraguay. Más tarde vivió varios años en San Antonio de Areco y Merlo (Buenos Aires)

No obstante, no logró prosperidad económica, de modo que en 1887 envió una misiva al expresidente Mitre, a quien le solicitó intercesión para obtener ayuda pública. Mitre en cuanto sujeto muy influyente se transformó en su comitente y le aportó un subsidio a cambio de una serie de cuadros que «documenten» la «Guerra del Paraguay». Es así que a partir de algunos de los esbozos realizados entre 1865-1870, López pintó sus principales cuadros entre 1888 y 1901. López intentó pintar unos cien cuadros, pudiendo concluir 52.3​

Gran parte de estas obras aparecen con la firma Zepol, seudónimo que corresponde a la reversión de su apellido.

Vivió en distintos puntos de la provincia, como Merlo y Baradero, encontrando un mecenas en la persona del doctor Norberto Quirno Costa, en cuya casa estuvo viviendo seis años en los que pudo dedicarse de lleno a la pintura de las batallas de sus recuerdos.4​5​

Privacy Preference Center