Reproducción impresa UV de alta calidad sobre tela resistente de algodón natural. Este material está tratado para recibir las tintas sin alterar los colores. Archivos tratados y mejorados para su producción.

Montado sobre bastidor de madera listo para colgar y con durabilidad de años en tus paredes.

ENVÍO A DOMICILIO SIN CARGO A TODO EL PAÍS.

SKU 22ccbfe2d428 Categoría Etiqueta

Peso N/D
Dimensiones 70 × 50 cm
Medida (CM)

70×50

Preguntas frecuentes

ENVÍO A DOMICILIO SIN CARGO A TODO EL PAÍS.

Entrega / despacho: 15 a 20 días corridos desde el momento de la compra.
Paquete protegido y garantizado. para que lleguen en perfecto estado.
Las medidas finales pueden variar entre +/- 3 a 6 cm según proporciones originales de la obra.

TRANSFERENCIA BANCARIA

10% de descuento en transferencias directas (bancarias, cuenta DNI o desde MercadoPago).
Pago adelantado del 100% o 50% adelanto, y el 50% restante  contra entrega.
Los detalles bancarios se enviarán automáticamente a tu correo.
Para transferencias desde MercadoPago, seleccionar método de pago «TRANSFERENCIA BANCARIA».


3 CUOTAS IGUALES

3 Cuotas iguales (35% de recargo vía Mercado Pago)

Para realizar un seguimiento del estado de tu pedido, te invitamos a utilizar el siguiente enlace: https://unco.kidacuadros.com.ar/tracking-form/. Asegúrate de tener a mano el ID o número de pedido junto con el correo electrónico que utilizaste al realizar la compra. Estos detalles los encontrarás en el correo que te enviamos el día en que realizaste la compra.

Maria Anna Angelika Katharina Kauffmann (Coira, Cantón de los Grisones, Suiza, 30 de octubre de 1741-Roma, Italia, 5 de noviembre de 1807) fue una pintora del periodo Neoclásico centro-europeo que se prodigó en el retrato. Nació en Coira, Suiza, pero creció en Schwarzenberg, en Vorarlberg (Austria), de donde era oriunda su familia. Su padre, Johann Josef Kauffmann, era pobre y un pintor mediocre, pero aparentemente muy bueno enseñando a su precoz hija. Esta pronto aprendió varios idiomas, leía sin cesar y mostraba un destacado talento para la música. Pero destacó sobreodo con la pintura, al punto que, ya con doce años, su fama de buena pintora atrajo a obispos y nobles quiene posaban para ella. En 1754 su padre se la llevó con él a Milán, Italia. Viajes a Italia que se repitieron posteriormente y de mayor duración: en 1763 y 1764 visitó Roma. De Roma marchó a Bolonia y Venecia, siendo festejada en todos los lugares a los que iba tanto por su talento como por su encanto personal. En agosto de 1764 Johan Winckelmann escribió desde Roma a su amigo Franke mencionando la excepcional popularidad de la pintora. Estaba entonces Angelica pintando su retrato, de medio cuerpo, del que también hizo un aguafuerte. Hablaba italiano además de alemán, dice Winckelmann; e igualmente se expresaba con facilidad en francés e inglés, y de moso que fue muy conocida entre los ingleses que visitaban Roma. «Puede considerársela bella», añade, «y cantando puede igualarse a nuestros mejores virtuosos».

Privacy Preference Center